Inicio / Blog /

Compartir:
Facebook Twitter Linkedin WhatsApp

Publicado: viernes 7 de octubre, 2022

No soy feliz en mi trabajo

Estar satisfecho con su trabajo (sin perderlo) y ganarse la vida no siempre es fácil. Cuando no estamos contentos en el trabajo, a menudo escuchamos que la cura es buscar uno nuevo, pero, dadas las dificultades objetivas, no siempre es posible. Esto explica por qué las enfermedades mentales relacionadas con el trabajo son cada vez más comunes.

Un trabajador feliz que se siente apreciado por sus habilidades y compromiso es el verdadero capital de una empresa. Algo tan obvio no parece tener respuesta en la mayoría de las realidades laborales. Ser infeliz en el trabajo es una condición muy común.

  • Cuando somos parte de un engranaje inflexible

Hay muchas empresas que eclipsan las cualidades y necesidades de los empleados para centrarse únicamente en los resultados y en la consecución de objetivos.

Nuestras actividades económicas y productivas a menudo se basan en un liderazgo tradicional, vertical y rígido con poca inteligencia emocional. Y cualquiera que no se adapte rápidamente a estos engranajes inflexibles corre el riesgo de ser reemplazado rápidamente por otra persona; un reciclaje de mano de obra en un sistema cada vez más competitivo.

La dinámica laboral actual tiende a anteponer la productividad a valores como el bienestar, la capacidad de innovar, crear y evaluar el potencial del empleado. El resultado es que los trastornos psicológicos asociados con el trabajo aumentan constantemente, la principal fuente de estrés en nuestras vidas es el trabajo.

¿Qué podemos hacer en una situación tan dolorosa y común?

Ser infeliz en el trabajo a menudo significa llevar una gran pesada en nuestra vida, considerando que pasamos la mayor parte del tiempo en nuestro trabajo, por ello un trabajo ocupa gran parte de nuestro tiempo y crea, además, la visión que tenemos de nosotros mismos, una imagen que debe darnos dignidad.

Así, despertarnos cada mañana con la angustia de encontrar la misma actividad, fuente de ansiedad, estrés, baja motivación y nula satisfacción, nos sumerge en un estado psicológico desagradable e incluso peligroso.

Te recomendamos leer como lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida privada

Causas de la infelicidad en el trabajo

  • El Salario

 El salario sigue siendo la principal causa de infelicidad en el trabajo en la actualidad.

  • La Incertidumbre

Por el momento, la incertidumbre sobre la capacidad de mantener el empleo, incluso durante unos meses, es una de las principales causas de estrés y ansiedad.

  • Tipo de ocupación

Además del salario, sin duda cuenta el tipo de trabajo que desempeñamos. Puede estar muy por debajo de nuestra formación, no identificarnos, ser aburrido o pasar por turnos complicados que afectan nuestra salud y nos imposibilitan tener una vida social o conectarnos con compañeros.

  • El Ambiente de trabajo

Este aspecto es fundamental, en algunos entornos laborales hay demasiada presión, competitividad, abuso por parte de los directivos o compañeros tóxicos.

  • Gerente con pocas habilidades

Manejar una empresa implica saber liderar, poder potenciar las habilidades de los empleados, incentivar, crear climas productivos y respetuosos, saber innovar. Si esto no sucede, es normal sentirse infeliz en el trabajo.

No soy feliz en el trabajo, ¿qué se puede hacer?

Cuando no está satisfecho con su trabajo, pueden suceder dos cosas. La primera es decidir buscar algo más. La segunda y más común es acostumbrarse a la idea de que no hay otra opción que adaptarse a un trabajo insoportable a cambio de un salario. Ahora bien, antes de elegir el primer o el segundo camino, conviene adoptar una forma de pensar intermedia.

Algunas estrategias para mejorar (en la medida de lo posible) nuestra situación:

  • Prefiere contactos con compañeros que transmitan positividad, empatía, motivación y energía positiva. Por otro lado, conviene evitar a las personas que nos contagian de mal humor y negatividad.
  • Averigüe si existe la posibilidad de acceder a otro tipo de trabajo, mediante un ascenso o un traslado a otro departamento.
  • Si sentimos una actitud tóxica o abusiva en nuestros gerentes o jefes, establecemos límites. Cumplir órdenes denigrantes o contrarias a nuestros principios es peligroso para nuestra integridad física y psíquica. Siempre mantenemos nuestra dignidad.
  • Una vez que salga de la oficina, olvídese. En la medida de lo posible, evite llevarse el estrés, las preocupaciones y las relaciones problemáticas con sus colegas a casa.

Finalmente, nunca subestimes las campanas de alarma, representan los límites que deben hacernos considerar que, a veces, es mejor perder un trabajo que la salud. Si nuestros esfuerzos, nuestras habilidades son constantemente ignoradas, si el clima es tóxico y violento, el salario es insignificante si sentimos que todo esto está minando nuestro equilibrio, arruinando nuestras vidas, es mejor buscar una alternativa.

Te puede interesar


Categorías: Empleabilidad


Acerca del autor

Javier Fischer

Publicista y nómada digital desde el año 2017. Colaborador con Publipega en temas de viajes, nomadismo y tecnología.

Llega a más personas con un aviso destacado

Aviso destacado
Promociona tu aviso en las primeras posiciones.
$30USD un aviso por 30 días

Publicar aviso destacado

Nómadas Digitales