Inicio / Blog /

Compartir:
Facebook Twitter Linkedin WhatsApp

¿Cómo lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida privada?

El exceso de trabajo típico de nuestro tiempo está socavando la vida de muchos, después de todo, todos necesitamos un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida. Los tiempos de hoy traen innovaciones en el lugar de trabajo, como técnicas para aumentar la productividad, dinámicas de formación de equipos o nuevos programas para prevenir el acoso laboral. Entre estos, destaca el equilibrio entre la vida laboral y personal, es decir, el equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Uno de los aspectos destructivos de esta nueva era es la falta de delimitación entre el trabajo y la vida cotidiana. Factores como las redes sociales, la flexibilidad de los turnos de trabajo y el aumento de los autónomos hacen que sea prácticamente utópico trabajar en un corto período de tiempo durante la jornada.

Vida privada

¿Cuál es el equilibrio adecuado entre el trabajo y la vida personal?

Equilibrio trabajo-vida se refiere al equilibrio entre el tiempo y los recursos dedicados al trabajo remunerado y el tiempo y los recursos dedicados a otras ocupaciones vitales. Tanto el trabajo como el ocio son necesarios para garantizar el bienestar físico y psicológico.

Una persona con una buena conciliación no sobrepasa la jornada laboral establecida, distribuida de forma que concilie la vida personal y laboral. Esto significa disfrutar de un entorno de trabajo saludable y un salario suficiente para satisfacer sus necesidades vitales. Además de esto, es necesario invertir dinero y esfuerzo para garantizar condiciones justas para los trabajadores.

Algunas empresas disfrazan el equilibrio entre la vida laboral y personal con métodos cuestionables, registrando las horas extraordinarias como días libres o pasar las actividades de formación de equipos como momentos de ocio.

¿Por qué es importante el equilibrio entre la vida laboral y personal?

La adecuada gestión del tiempo y los recursos dedicados al trabajo y la vida diaria es sinónimo de bienestar y productividad. Veamos a continuación los puntos más importantes a tener en cuenta en el equilibrio entre el trabajo y la vida privada:

  • Si no se establecen horarios, el trabajo se convierte en la única actividad importante. Es decir, si no te ciñes a un horario preciso, la sensación de haber dejado pendientes algunas actividades será constante. Esto te llevará a trabajar todo el día.
  • La prevención del síndrome de burnout y los trastornos depresivos y de ansiedad es fundamental para que el trabajador goce de buena salud y sea productivo. Si el individuo no tiene la oportunidad de ocuparse de todos los aspectos de su vida, tarde o temprano dejará de producir, quiera o no.
  • La vida es más que trabajar y ser responsable. No es suficiente dar a las personas el tiempo suficiente para cumplir con sus responsabilidades. Incluso el descanso y el ocio son necesarios para mantener la mente y el cuerpo en buenas condiciones.
  • Tomemos como ejemplo a un trabajador autónomo o independiente, dado que sus ingresos dependen directamente de cuánto trabaja, tenderá a extender sus horas de trabajo a casi todo el período de vigilia. No saber fijar un horario (así como la precariedad laboral) acabará generando aburrimiento, ansiedad y estrés crónico.
  • La salud física también se ve afectada cuando no se respeta el equilibrio entre la vida laboral y personal. Las lesiones como consecuencia de posturas incorrectas adoptadas durante varias horas, el esfuerzo físico excesivo o la repetición de la misma tarea son una epidemia del mundo laboral.

¿Cómo se logra este equilibrio?

La empresa y el empleado tienen responsabilidades en términos de lograr un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida. Las propuestas que sugerimos a continuación ayudan a comprender mejor cómo la empresa y el trabajador deben trabajar juntos para que ambos se beneficien:

  • Horarios fijos:

Tanto en la empresa como un trabajador autónomo deben establecer horarios fijos, ya que esto es sinónimo de salud. Los límites flexibles en cuanto a turnos laborales favorecen la explotación.

  • Proteger la salud:

Es fácil caer en el error que el cuerpo y la mente pueden producir indefinidamente. Existen soluciones que lo permiten a corto plazo (psicotrópicos, antiinflamatorios, fisioterapia, etc.). Sin embargo, existe un desgaste progresivo e imperceptible que deteriora la salud, de ahí la productividad.

  • La vida privada no concierne solo a la familia:

Es necesario poder conciliar cualquier ámbito de la existencia con el trabajo; del mismo modo, incluso quienes no tienen hijos tienen necesidades vitales.

Lograr un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal es posible si las empresas se comprometen y hacen su parte; el control consciente del individuo también es importante. Es fácil caer en comportamientos y dinámicas que sabotean el bienestar y los derechos personales.

Los nuevos tiempos del teletrabajo

Debe hacerse una mención especial al teletrabajo, como modalidad emergente, aún quedan muchos aspectos por regular. Las solicitudes aumentan porque la persona no tiene que desplazarse, pero no siempre es conveniente económicamente y los horarios en muchos casos no son fijos.

Situaciones como estas dificultan el logro de un sano equilibrio entre el trabajo y la vida tradicional, y el riesgo es mayor que en el trabajo tradicional. En cualquier caso, está claro que conciliar todos los aspectos vitales es beneficioso para todas las partes.

Te puede interesar


Categorías: Empleabilidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llega a más personas publicando un aviso destacado

Promociona tu aviso en las primeras posiciones del portal, por solo $3.678 CLP por aviso.

Publicar aviso destacado

Patrocinado