Inicio / Blog /

Compartir:
Facebook Twitter Linkedin WhatsApp

6 consejos para aceptar una oferta de trabajo

Colocaste un anuncio de trabajo y finalmente obtuviste algunas respuestas, quizás más de una, no aspirabas a tanto, pero ahora disfrutas la sensación de poder elegir. Lo que no siempre es una ventaja, porque tener que optar por una propuesta y eliminar otra siempre conlleva dudas.

¿Y si tomo la decisión equivocada? ¿Qué pasa si me siento mal y me arrepiento después? ¿Cómo se cual  oferta de trabajo aceptar?

“No te preocupes aquí te brindamos algunas recomendaciones para hace la mejor elección”

En la base de todo, y antes de especular si será el entorno adecuado para ti, si lo que tomas es mejor que lo que dejas atrás, la pregunta que tienes que hacerte es solo una: ¿qué quiero de mi trabajo? Hay quienes se conforman con un salario digno pero favorecen el ambiente familiar con los compañeros, sin demasiadas exigencias desde el punto de vista profesional.

Sin embargo, hay quienes se limitan a la cordialidad con los colegas pero quieren apuntar a una carrera. Y hay quien quiere ambos. Alguien dijo que en la vida, cuando tienes que tomar una decisión y no sabes por dónde empezar, no tienes que apuntar a lo que quieres sino que tienes que excluir lo que no quieres, al final, necesariamente permanecerá en tu mano, aquello de lo que no querrás prescindir.

Incluso cuando se está preguntando cómo aceptar una oferta de trabajo y no está seguro de qué decisión tomar, este mecanismo puede funcionar. Si, por el contrario, sabes al 100% lo que quieres y la respuesta que recibiste a tu anuncio es prometedora, debes saber qué hacer para no arriesgarte a tener una mala impresión al principio.

6 consejos que pueden ser útiles para que tengas ideas más claras

  1. Aceptar un trabajo y dejar otro

Encontrarte en la situación de aceptar un trabajo en paro puede resultar incómodo, la necesidad de tener un salario a fin de mes lleva muchas veces a decir que sí a la primera oferta que se encuentra. Puede salir bien o mal, se decide por necesidad, no por elección. En este caso, basta con ser consciente de saber hacer lo que se te pide y, si no es lo que quieres en la vida, esperar tiempos mejores.

El caso es diferente para quienes quieren aceptar un trabajo y dejar otro, en este caso, deben evaluarse varios elementos. Por ejemplo, si el trabajo propuesto es más satisfactorio que el actual no solo desde el punto de vista económico sino también desde el punto de vista de las tareas a realizar.

A menudo, de hecho, el entusiasmo inicial se desvanece cuando uno se da cuenta de que el trabajo se vuelve repetitivo, aburrido, poco satisfactorio. Entonces, pregúntate si en seis meses, un año o tres años estarás feliz de haber dejado el lugar en el que estás para aceptar lo que se te propone. En este punto, es fundamental que te sientas inclinado a la tarea que se te exige y que veas el estímulo en ese trabajo, que se ha perdido hasta ahora para ser plenamente realizado. Luego está la solidez de la empresa que hizo la oferta para verificar, si es parte de un sector prometedor o si es un riesgo que no vale la pena correr dejando el puesto actual.

  • El aspecto económico

Hay muy pocas personas que trabajan pudiendo no hacerlo desde un punto de vista económico, trabajas porque necesitas ganar un salario a fin de mes que te permita, al menos, vivir y, posiblemente, incluso darte un capricho o algún «vicio».

Llegados a este punto, primero debes reflexionar sobre lo que quieres de la vida, cuál es el tenor que quieres tener y entender si el nuevo trabajo te lo permite. Después de eso, haz algunas matemáticas.

Seguramente hablaremos de un salario base pero hay que intentar hacer una valoración más amplia, algún beneficio, presencia o ausencia del comedor o la posibilidad de una entrada para la pausa del mediodía que te ahorrará algún dinero al mes para dedicarlos a algo más.

Y de nuevo, la distancia que hay que recorrer cada día para llegar al trabajo y volver a casa, que se traduce en combustible o un pase mensual al transporte público a tu cargo, además del tiempo que pierdes entre la ida y la vuelta (esto también forma parte de La calidad de vida»).

  • El aviso

Si ya tienes un puesto de trabajo como empleado pero estás tentado a aceptar otra oferta, no debes olvidar que estás sujeto a un aviso contractual cuya duración varía según el sector en el que óperas y tu nivel de empleo. Esto significa que si renuncia y deja su trabajo antes de que finalice ese período, se le retendrá del acuerdo la cantidad equivalente a la notificación no respetada.

Tienes varias posibilidades. La primera, la que no crea problemas a la empresa de la que tienes que marcharte y que te permite marcharte manteniendo buenas relaciones, es respetar la duración del aviso, quizás explicando al nuevo empleador que no quieres ser penalizar o poner en aprietos a la empresa actual. Ganas puntos haciendo esto, porque muestras seriedad y apego a quienes pagan tu salario hoy.

Si realmente no es posible esperar todo ese tiempo para comenzar el nuevo negocio, puede buscar un acuerdo con el antiguo empleador, tal vez reunirse con usted con el tiempo. Esto puede suceder si tienen una buena relación como resultado de una cierta antigüedad y la corrección y disponibilidad que siempre se han mostrado.

La otra posibilidad es negociar con el nuevo empleador para que pospongas lo más posible tu entrada en la empresa o te compense, al menos en parte, por la falta de preaviso.

  • La posibilidad de crecimiento profesional

Asumiendo que no eres demasiado complaciente y que tienes un mínimo de estímulo en tu trabajo, otro elemento a evaluar antes de aceptar una oferta de trabajo es el referente a la posibilidad de crecimiento profesional. ¿La empresa o empresa en la que podría trabajar le garantiza este aspecto?

Muchas veces termina siendo frustrante levantarse por la mañana para ir a trabajar sabiendo que incluso ese día no aprenderá nada nuevo. Pasarás tiempo con compañeros, irás a almorzar con ellos, charlarás en la máquina de café. Pero básicamente, siempre las mismas cosas, siempre la misma rutina, nada nuevo que contarle a tu pareja cuando llegues a casa, nada aprendido.

Una pregunta, en este sentido, que puede serle útil es la siguiente  ¿dentro de varios años, todavía le gustaría hacer lo que está haciendo ahora?

  • El espacio para tu vida privada

Puede parecer trivial, pero muy a menudo se crea un desequilibrio entre la vida profesional y privada. Comienza con ciertos límites de tiempo pero luego pasa a entrar en una especie de «esponja» que te absorbe y te quita cada vez más tiempo libre.

Si tienes necesidades a las que no quieres renunciar, como una pasión particular, una actividad deportiva o recreativa, tu familia, tus relaciones sociales, considera cuánto te involucra tu nuevo trabajo también en términos de viajes. Una vez que haya decidido aceptar una oferta bajo ciertas condiciones, es difícil volver atrás y es fácil arrepentirse.

  • Cómo responder a la oferta

Considera todas estas cosas, si has decidido aceptar una oferta de trabajo que te han propuesto es importante que sepas responder adecuadamente. Por lo tanto, será apropiado agradecer al empleador la confianza que deposita en tí diciéndole que está feliz de aceptar. También deberá confirmar la fecha en la que puede comenzar a trabajar para él


Categorías: Empleabilidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llega a más personas publicando un aviso destacado

Promociona tu aviso en las primeras posiciones del portal, por solo $3.678 CLP por aviso.

Publicar aviso destacado

Patrocinado